Emprendimiento

Tras varias semanas compartiendo charlas y seminarios con veterinarios clínicos colombianos, he regresado enriquecido de experiencias y sorprendido por la pujanza, capacidad de trabajo y ganas de progreso de un país que lo tiene todo para triunfar.

Pero si algo me atrevo a destacar, es la vocación por emprender, por innovar, por crear para crecer y progresar. Recientemente, Medellín ha sido galardonada como la ciudad más innovadora del mundo, en concurso organizado por el Wall Street Journal y el Citigroup. La construcción de infraestructuras integradas de transporte público (las cuales reducen las emisiones de CO2) y su contribución al desarrollo social de zonas marginadas, la reducción de los índices de criminalidad, la construcción de equipamientos y espacios culturales y la gestión de servicios públicos, han sido, entre otras, las razones de este galardón. 

En lo que a nuestro mundo veterinario concierne, quiero destacar un hecho que me ha dejado muy gratamente sorprendido, y del que sólo podemos –y debemos- aprender. En Colombia hay muchas facultades de veterinaria (entre públicas y privadas), quizás en exceso. Esta plétora no hace sino aportar más profesionales de los que los sectores tradicionales de la salud, el bienestar y la producción animal pueden absorber (nos resulta familiar este escenario ¿verdad?). 

Anticipándose a lo que puede avecinarse, las universidades -de manera audaz- tratan de poner remedio fomentando el espíritu empresarial. 

Tuve el honor de participar como jurado en un proceso de evaluación de los proyectos empresariales que los alumnos de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Antioquia deben preparar y presentar como colofón a la asignatura semestral de emprendimiento. Si han leído bien: una asignatura de emprendimiento en una facultad de veterinaria ¡Chapeau! Posteriormente, un departamento de la universidad actúa a modo de semillero de empresas y ayuda a buscar financiación para los mejores proyectos. 

Y me quito el sombrero porque si algo necesitan los estudiantes de los últimos cursos de veterinaria y recién licenciados en nuestro país, es tomar conciencia de que siendo veterinario se pueden hacer muchas cosas, y una de ellas es plasmar una buena idea en un proyecto empresarial, lejos de las salidas profesionales tradicionales en las que hoy –y cada vez menos- hay escaso hueco. 

Ideas, creatividad y sobre todo ganas de progreso, esto es emprendimiento.

Tags:

Suscríbete gratis a las actualizaciones de nuestro blog

Suscríbete a nuestro blog para recibir las actualizaciones de la web

2 Responses to “Emprendimiento”

  1. hugo cepeda 28 agosto, 2013 21:58 #

    estamos cansados de recomendar a las facultades que preparen a los profesionales para formar su propia empresa o proyecto de emprendimiento, pero el estatuto sigue reinando en cuanto a que los mejores se presenten en los mejores laboratorios, o en las mejores producciones para que eles den la posibilidad de TRABAJARRRR, no de crear ni desarrollar nuevas tecnologias y procedimientos, un saludo profesor!!!!!

  2. Martín Santos 29 agosto, 2013 10:36 #

    Muchas gracias Hugo por su comentario. Entiendo perfectamente su frustración, pero el hecho de que las universidades en general, y sus facultades de veterinaria en particular, contemplen el emprendimiento dentro de su programa docente, es un gran avance -y modelo a seguir en un país como España- y que a buen seguro dará sus frutos. Saludo cordial

Deja un comentario