El tronco

Influencia personal

INFLUENCIA es la fuerza que mueve el mundo, INFLUENCIA es poder, y siempre ha sido así a lo largo de la historia. Hoy más que nunca el poder reside en la capacidad para influir: las marcas para que compremos, los líderes para que opinemos, los políticos para que les votemos, los empresarios para que logremos resultados…

Entendemos el poder como la habilidad para persuadir. El diccionario de la RAE define “persuadir” como la capacidad para “inducir, mover a alguien con razones a creer o hacer algo”. Los grandes líderes en la Historia de la Humanidad como Buda, Jesucristo, Mahoma, Ghandi, Martin Luther King o Nelson Mandela, lo fueron porque dominaron la habilidad para persuadir e influir en el pensamiento de la gente, y por eso cambiaron el mundo.

Todos nosotros, a diferentes niveles, tratamos de ejercer el poder de persuasión: con nuestros hijos, parejas, amigos o compañeros de trabajo. Nuestro éxito como padres, como profesionales, en nuestras finanzas, en nuestras relaciones, etc., dependerá de nuestra capacidad para influir en los demás y en nosotros mismos.

La herramienta de la que disponemos para ejercer ese poder de persuasión, entendido como la capacidad para influir, no es otro que la COMUNICACIÓN. Sin comunicación no hay influencia posible. Aprender a manejar la comunicación de manera más eficiente, es la mejor inversión que podemos realizar.

INFLUENCIA es la habilidad más importante que podemos desarrollar, para alcanzar nuestros objetivos profesionales y para mejorar nuestra calidad de vida.

INFLUENCIA es la clave del éxito.